Inici » a-ultimesnoticies » “ENTRE CONVERSACIONES Y (CON)VIVENCIAS”. Marina Paños. El racó del lector

“ENTRE CONVERSACIONES Y (CON)VIVENCIAS”. Marina Paños. El racó del lector

MARINA PAÑOS/EL RACÓ DEL LECTOR. Las tengo aquí al lado. Las estoy escuchando a la vez que escribo esto. Las miro de reojo. Son cuatro, las cuatro de unos casi treinta años, excepto una que parece más mayor, pero en estos tiempos la apariencia ya no es reflejo de la edad. Debido a que la conversación gira entre goteros, analíticas y enfermos detecto que son enfermeras por como hablan de ellos. Han terminado de hablar de pacientes y compañeras de trabajo con tendencias al escaqueo laboral, para detenerse en las relaciones de pareja. Una ha comentado que tiene que comprar una cómoda para su nuevo chico, con el que lleva unos seis meses. Ya se queda en casa a dormir -dice-, incluso cuando ella se va al trabajo. La futura “Mujer A” se escandaliza y se da la siguiente conversación:

 

            Mujer A- ¿Ya está viviendo en tu casa?

            Mujer B- No, se queda a dormir de vez en cuando, pero sí que es verdad que no se va cuando yo                 me levanto.

            Mujer A- (Boca abierta, tostada sujeta con mano derecha y ojos como platos).

            Mujer C- (Igualmente sorprendida) ¿Tía, no lo sabias?

            Mujer A- NOOOOOO.

           Todas a la vez- (Comen y hacen una breve pausa).

            Mujer A- (Con resignación) ¡Joder tía! Unas tan rápido y otras tan lentas.

            Mujer D- (Con curiosidad; la mujer más mayor) ¿Lo dices porque todavía no lo formaliza?

            Mujer A- Es que llevamos un año ya  y nada, algún sábado me quedo a dormir en su piso, pero el               domingo ya estoy en mi casa. Parece que no quiere que compartamos más que eso, algún fin de                 semana.

 

Y por fin oigo la frase, la horrible frase que desaconsejan todos los manuales de cómo conseguir pareja. Todas esas películas que nos instruyen acerca de cómo hacer que el chico guapo nos pida matrimonio o como mínimo se asiente por un tiempo, más o menos largo, a nuestro lado (recuérdese la película “Cómo perder un chico en diez días”). Películas en las que estamos cansadas de ver cómo una chica madura hace lo imposible para conseguir al hombre que cree necesario para cumplir sus sueños; la horrible frase que lo dice todo…

            Mujer C-Tía pues haz lo que hacemos todas. Un día te dejas el cepillo de dientes, otro el                             sujetador…

Me escandalizo. Me reprimo por no saltar y decirle, ¡vaya consejo de mierda! ¡No hagas eso nunca! ¡No todas lo hacemos! Es en ese momento cuando saco el ordenador porque creo que este tópico es necesario reseñarlo, aún más si cabe, teniendo en cuenta que ayer fue el día internacional de la mujer (lo de trabajadora o no, en estos momentos no me parece relevante).

Reflexiono acerca de los (micro) machismos heredados, de los que habla tanto Raquel Riba Rossy, más conocida como “Lola Vendetta” por un libro de ilustración feminista que acaba de publicar y que me parece súper interesante por cómo aborda el tema y porque es para todas las edades. Creo que si tuviera una hija se lo hubiera regalado en el momento. Y estoy segura que el hecho de suplicar un quédate conmigo para siempre con cepillos de dientes y sujetadores es uno de ellos. Entenderán por estas palabras los lectores, que para mí el machismo está implícito en ambos sexos. No es algo exclusivo de hombres. Nosotras, por herencia social, los tenemos muy arraigados.

Me aterra ese comentario, porque realmente la “Mujer C” lo piensa y lo hará, dejando su dignidad un poquito abandonada.

 

En el amor, como en cualquier tipo de relación, no hay que andar con presiones ni juegos. “Si realmente es lo que quieres habla con él”, le hubiera dicho yo. Lo peor que puede pasar en estos casos es que te des cuenta que la persona que tienes enfrente y con la que compartes tiempo, no esté preparada para dar ese paso. Y no pasa nada, porque estar en pareja tiene mucho de respeto y comprensión y casi nada de lo que nos muestran las películas o los libros de amor moderno que pululan ahora en el mundo literario.

Yo un día decidí irme a vivir sola por un tema personal. Ya llevaba un par de años de relación con el buen marido bibliotecario. Cuando se lo comenté, hablando siempre desde mi individualidad, él simplemente se quedó callado, me miró y me dijo que buscara piso, pero para dos, que él se venía conmigo. Me asusté y me agobié, pero a la vez me reconfortó. Al principio le disuadí, pero finalmente pensé que tal vez era el momento. Ninguno fue dejando el rastro del otro por ningún sitio como perros que mean lo que consideran su territorio.

Las mujeres estamos hechas para mucho más que albergar amores. Sobre todo nuestra estabilidad y felicidad no pasa por estar con un hombre por el resto de nuestros días. Es lo deseable para muchas mujeres, y lo entiendo, pero la felicidad propia no pasa sólo por ello. Si no que se lo digan a algunas amigas mías que son tan felices viviendo su soltería. Una puede ser muy infeliz en pareja, pero lo que necesito transmitiros es que podemos decidir y pedir lo que queremos y un claro ejemplo es el personaje de Sanmao. A ella y a su libro elijo para la columna de esta semana. Por ser una mujer independiente que comparte su vida con un hombre que entiende, respeta y comprende su individualidad.

Sanmao ha llegado a nuestras librerías gracias al trabajo de otra mujer, Yolanda Batallé, la cual ha puesto en marcha una nueva firma editorial que encabeza, la editorial : Rata. Antes de hablaros de este libro, permitidme que os invite a tomar entre vuestras manos un libro de esta editorial, porque están llenos de sorpresas. Es una nueva forma de editar que me parece una declaración de amor hacia el lector. En Sanmao. Diarios del Sahara, se recogen principalmente las vivencias de una chica china que decide vivir unos años en el Sahara, cuando aún era territorio español. En  la obra se nos cuenta además cómo y por qué se ha editado este libro y toda la lucha de Yolanda por él con viajes a China incluidos.

 

Sanmao es un libro vivo, un libro en el que se ponen de relieve los contrastes entre culturas muy diferentes y el respeto que requiere la convivencia. Pero sobre todo es el retrato de una mujer avanzada a su tiempo, con una personalidad definida y con un marido que la ama por encima de todas las cosas. Para mí es un fresco de la realidad cultural de muchas mujeres que luchan y viven en sociedades diseñadas sólo para hombres. Ha sido todo un descubrimiento y ahora entiendo la repercusión que tuvo en su momento su edición para las mujeres chinas, las cuales viven en una sociedad que las intenta alienar y que esperemos no lo consiga. Tenéis ante vosotros un libro que hará que viajéis con sólo su lectura.

 

marina paños foto

Nos vemos la semana que viene. Misma hora, mismo lugar.

¡Felices lecturas!

Os recuerdo que podéis mandarnos vuestros textos, poemas, opiniones o sugerencias al siguiente email: elracodellector@diarisantquirze.cat .

2017-03-14

Deixa un comentari

El seu email no será publicat.Camps obligatoris marcats *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Más Info

ACEPTAR

Diari Sant Quirze

↑ Grab this Headline Animator