Inici » a-ultimesnoticies » Fos en negre (Final). Cristina Redondo

Fos en negre (Final). Cristina Redondo

Fos en negre (Final)

S

obtadament el Dark es va posar a udolar. Havia oblidat que el seu gos, tot i fer-li de guia, era un gos llop, dels quals udolaven en les nits de lluna plena. Però l’udol d’aquella nit era diferent, era l’udol més intens i més fort que mai havia sentit del Dark.

El Dark es va unir al seu amo veloç i en guàrdia, com volent-li protegir d’una amenaça. Va tornar a udolar, però aquesta vegada era com un clam desesperat. Ràpidament el Dark es va unir a ell en posició d’atac. Sentia que ho protegia d’alguna cosa que ell no entenia. I de sobte, aquell silenci incòmode deixà aparèixer aquells murmuris de gent de nou. Un gargamellejo de tos, un riure nerviós entre un murmuri continu de gent, com a espectadors ocults en la foscor.

De sobte, el Dark es va posar més tibant, grunyia cap a allò que semblava un escenari en la foscor.

Va caure un raig tremend a prop, i encara que el soroll va ser espectacular, el Dark es va quedar completament paralitzat en contemplar com la llum perible del raig va il·luminar fugaçment alguna cosa similar a un humà trencat per la boira en un racó rere del piano. Semblava una nena d’uns set anys però no ho era. Era una presència volàtil, inassolible per la seva transitorietat. El Dark va grunyir, va avançar en direcció a aquella presència menuda i desafiadora, es va acostar més, el Dark va avançar un pas més. Fora plovia amb violència. La tempesta no tènia intenció de parar. El Dark no tenia intenció d’abandonar al seu amo.

I aquell silenci fosc, interromput una vegada i una altra pels murmuris. Començava a incomodar-li tanta tensió en un mateix espai, i no podia deixar de sentir aquella figura estranya que surava en aquell racó rere del piano. Va començar a sentir dificultat per respirar i una ansietat que li pressionava el cor fins a fer-ho sentir marejat. Llavors el Dark va fer un salt en direcció a l’esperit que surava en l’aire i va acabar donant-se de cara amb el sòl, sense aconseguir detenir el que fos allò. El Dark es va incorporar ràpid després de lamentar-se amb un feble gemec i va córrer, fidel, al costat del seu amo.

Aquella presència esgarrifosa s’havia assegut davant el vell piano i va començar a interpretar a Serguéi Rajmáninov amb una precisió absoluta i una agilitat impressionant. Ell va quedar sorprès. El Dark va acudir al piano de nou i va intentar atacar a allò que fos aquella presència gairebé etèria, però quan ell va sentir que el Dark passava pel seu costat amb força, va agafar ràpid al seu gos, gairebé al vol, i ho va detenir just quan l’animal s’abalançava sobre l’espectre. “Allò” fos el que fos estava realitzant un concert magnífic, i ell volia escoltar-ho.

Però no estaven sols, de sobte el Dark va alçar les orelles i la seva mirada cap a la part superior de l’edifici. Del sostre descendia una presència molt més robusta que la que tocava el piano, amb més vehemència i molta més força. Aquesta vegada el Dark no va atacar, es va retirar al seu pas, com si hagués estat hipnotitzat sota la soga del respecte i la subjugació. La presència va traspassar al seu amo, i es va apoderar del seu cos, mentre ell no podia fer gens per impedir-ho. Era com si aquesta presència superior li hagués dormit els seus membres i no pogués fer res per desfer-se d’aquest estat de pesadesa que ho dominava. Intentava lluitar contra això, era una força superior que s’havia apropiat d’ell, de res li servia lluitar. Com si tot al seu al voltant s’hagués fos en negre, del mateix negre que havia estat tota aquella vida que no havia estat tocant el piano. Sentia el seu cos esvair-se pel cansament que li ocasionava aquella presència estranya en el seu cos, i que ho conduïa davant el piano. Se sentia llavors en un estat de consciència diferent del que sempre s’havia sentit, com sentint-se surar a l’espai. No aconseguia controlar els seus moviments de manera voluntària, sinó que surava amb ells. El Dark s’apartava per complet en veure l’estat de feblesa en el qual el seu amic es movia.

Sentia el poder de la mateixa presència, com l’obligava a unir-se i a tocar el piano al costat de l’altra presència menuda. La màgia del moment no es detenia com tampoc es detenia la tempesta. Era un estat mental d’inspiració i creació total el que sentia en aquests precisos instants, i que s’unien a la màgia d’aquella presència lleugera i, davant la qual ell ja no se sentia amenaçat, sinó que sentia una tremenda malenconia en mirar-la. La mateixa malenconia que va habitar la seva vida després de perdre la llum.

La pluja anava amainant i el Dark jeia tranquil al costat del piano, escoltant la música, per fi, com si la música del piano hagués domat al Dark i a la tempesta al mateix temps. Amainava com la foscor, que a cada moment s’aclaria més. Llavors la presència que tocava el piano al costat d’ell, s’esfumava a poc a poc, com un dibuix en el sòl que l’aigua de la pluja esborrava amb deteniment.

La Llum tímida del final de la tempesta va començar a colar-se pels vitralls. Les presències estranyes ja no estaven. Havien desaparegut. Ell continuava tocant el piano com pres d’una màgia que li feia fluir amb la música, però amb la presència de qui és conscient dels seus moviments. Llavors, sense deixar de tocar el piano, podia sentir la calor de Dark dormilega als seus peus, totalment relaxat i calmat.

De sobte, una gran llum el va il·luminar i milers d’aplaudiments van començar a sonar. Havia acabat d’interpretar aquella melodia al piano. Més de mil persones es van alçar dels seus seients i van començar a aplaudir i a ovacionar-lo. Aquells murmuris que sentia i ho turmentaven, s’havien transformat en espectadors que gaudeixen amb el seu concert de piano. El Dark es va alçar i es va situar al costat del seu amo, atent als seus moviments.

Ell va mirar al públic, però solament veia foscor. Una foscor que li havia acompanyat sempre des d’aquell maleït accident. El Dark es va acostar i va arronsar el seu llom a la seva cama, com indicant-li que estava allà. Ell va agafar la seva corretja, sabia que era marró perquè algú l’hi havia comentat. Es va inclinar davant els milers d’aplaudiments que sentia. No podia fer una altra que tornar-se a inclinar, una vegada i una altra, agraint aquells aplaudiments.

A fora ja no plovia. El Dark ho acompanyava. Com sempre li feia de guia. Era hora de tornar a casa. Aquesta vegada, caminaven lents, com el que assaboreix un èxit, com el que se sap haver aconseguit un somni després de molt haver lluitat per fer-ho realitat. Però no obstant això, aquella foscor era permanent en els seus ulls. Com si tot al seu al voltant fos un constant fos en negre.

Cristina Redondo.

Fundido en negro (Final)

R

epentinamente Dark se puso a aullar. Había olvidado que su perro, pesé a guiarle, era un perro lobo, de los que aullaban en las noches de luna llena. Pero el aullido de aquella noche era diferente, era el aullido más intenso y más fuerte que jamás había oído de Dark.

Dark se unió a su amo veloz y en guardia, como queriéndole proteger de una amenaza. Volvió a aullar, pero esta vez era como una llamada desesperada. Rápidamente Dark  se unió a él en posición de ataque. Sentía que lo protegía de algo que él no entendía. Y de repente, aquel silencio incómodo dejo aparecer aquellos murmullos de gente de nuevo. Un carraspeo de tos, una risa nerviosa entre un murmullo continuo de gente, como espectadores ocultos en la oscuridad.

De repente, Dark se puso más tenso, gruñía hacia aquello que parecía un escenario en la oscuridad.

Cayó un rayo tremendo cerca, y aunque el ruido fue espectacular, Dark se quedó completamente paralizado al contemplar como la luz perecedera del rayo iluminó fugazmente algo similar a un humano roto por la niebla en un rincón tras el piano. Parecía una niña de unos siete años pero no lo era. Era una presencia volátil, inalcanzable por su transitoriedad. Dark gruñó, avanzó en dirección a aquella presencia menuda y desafiante, se acercó más, Dark avanzó un paso más. Fuera llovía con violencia. La tormenta no tenía intención de parar. Dark no tenía intención de abandonar a su amo.

Y aquel silencio oscuro, interrumpido una y otra vez por los murmullos. Comenzaba a incomodarle tanta tensión en un mismo espacio y no podía dejar de sentir aquella figura extraña que flotaba en aquel rincón tras el piano. Empezó a sentir dificultad para respirar y una ansiedad que le presionaba el corazón hasta hacerlo sentir mareado.  Entonces Dark dio un salto en dirección al espíritu que flotaba en el aire y acabó dándose de bruces con el suelo, sin conseguir detener lo que fuera aquello. Dark se incorporó rápido tras  lamentarse con un débil quejido y corrió, fiel,  junto a su amo.

Aquella presencia escalofriante se había sentado ante el viejo piano y empezó a interpretar a Serguéi Rajmáninov con una precisión absoluta y una agilidad impresionante. Él quedó asombrado. Dark acudió al piano de nuevo e intentó atacar a lo que fuera aquella presencia casi etérea, pero cuando él sintió que Dark pasaba por su lado con fuerza, asió rápido a su perro, casi al vuelo, y lo detuvo justo cuando el animal se abalanzaba sobre el espectro. “Aquello” fuese lo que fuese estaba realizando un concierto magnifico, y él quería escucharlo.

Pero no estaban solos, de repente Dark alzó las orejas y su mirada hacia la parte superior del edificio. Del techo descendía una presencia mucho más robusta que la que tocaba el piano, con más vehemencia y mucho más fuerza. Esta vez Dark no atacó, se retiró a su paso, como si hubiera sido hipnotizado bajo la soga del respeto y la subyugación. La presencia traspasó a su dueño, y se apoderó de su cuerpo, mientras él no podía hacer nada por impedirlo. Era como si esa presencia superior le hubiese dormido sus miembros y no pudiera hacer nada por deshacerse de ese estado de pesadez que lo dominaba. Intentaba luchar contra ello, era una fuerza superior que se había apropiado de él, pero de nada servia luchar. Como si todo a su alrededor se hubiese fundido en negro, del mismo negro que había sido toda aquella vida que no había estado tocando el piano. Sentía su cuerpo desvanecerse por el cansancio que le ocasionaba aquella presencia extraña en su cuerpo, y que lo conducía ante el piano. Se sentía entonces en un estado de consciencia diferente al que siempre se había sentido, como sintiéndose flotar en el espacio. No lograba controlar sus movimientos de manera voluntaria, sino que flotaba con ellos. Dark se apartaba por completo al ver el estado de debilidad en el que su amigo se movía.

Sentía el poder de la misma presencia, como le obligaba a unirse y a tocar el piano junto a la otra presencia menuda. La magia del momento no se detenía como tampoco se detenía la tormenta. Era un estado mental de inspiración y creación total lo que sentía en esos precisos instantes, y que se unían a la magia de aquella presencia liviana y menuda, ante la que él ya no se sentía amenazado, sino que sentía una tremenda melancolía al mirarla. La misma melancolía que habitaba en su vida tras perder la luz.

La lluvia iba amainando y Dark yacía tranquilo junto al piano, escuchando la música del piano, por fin, como si la música hubiera domado a Dark y la tormenta a la vez. Amainaba como la oscuridad, que a cada momento se aclaraba más. Entonces la presencia que tocaba el piano junto a él, se fue esfumando poco a poco, como un dibujo en el suelo que el agua de la lluvia borraba con detenimiento.

La Luz tímida del final de la tormenta empezó a colarse por los ventanales. Las presencias extrañas ya no estaban. Habían desaparecido. Él continuaba tocando el piano como preso de una magia que le hacía fluir con la música, pero con las presencia de quién es consciente de sus movimientos. Entonces, sin dejar de tocar el piano, podía sentir el calor de Dark dormitando a sus pies, totalmente relajado y calmado.

De repente, una gran luz lo iluminó y miles de aplausos empezaron a sonar.  Había acabado de interpretar aquella melodía al piano. Más de mil personas se alzaron de sus asientos y empezaron a aplaudir y a ovacionarlo.  Aquellos murmullos que sentía y lo atormentaban, se habían transformado en espectadores que disfrutan con su concierto de piano. Dark se alzó y se ubicó junto a su dueño, atento a sus movimientos.

Él miró al público, pero solo veía oscuridad. Una oscuridad que le había acompañado siempre desde aquel maldito accidente. Dark se acercó y arrimó su lomo a su pierna, como indicándole que estaba allí. Él cogió su correa, sabía que era marrón porque alguien se lo había comentado. Se inclinó ante los miles de aplausos que sentía. No podía hacer otra que volverse a inclinar, una y otra vez, agradeciendo aquellos aplausos.

A fuera ya no llovía. Dark lo acompañaba. Como siempre le hacía de guía. Era hora de volver a casa. Esta vez, caminaban lentos, como el que saborea un éxito, como el que se sabe haber alcanzado un sueño tras mucho haber luchado por hacerlo realidad. Pero sin embargo, aquella oscuridad era permanente en sus ojos. Como si todo a su alrededor fuera un constante fundido en negro.

Cristina Redondo.

2018-10-31

Deixa un comentari

El seu email no será publicat.Camps obligatoris marcats *

*

Aquest lloc utilitza Akismet per reduir el correu brossa. Aprendre com la informació del vostre comentari és processada

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Más Info

ACEPTAR
Aviso de cookies

Diari Sant Quirze

↑ Grab this Headline Animator