Inici » a-ultimesnoticies » “Vientos de Asia” per Tirupathamma Rakhi
Tirupathamma Rakhi

“Vientos de Asia” per Tirupathamma Rakhi

EL RACÓ DEL LECTOR/ TIRUPATHAMMA RAKHYDos semanas para el fin de un agosto, horriblemente y exageradamente caluroso. Las noches eran eternas, quién era capaz de pegar ojo, cuando el ambiente dificultaba hasta la respiración, muy a pesar del cansancio. Las calles ardían, la piel tornaba a un volcán en erupción, las sombras no bajaban las temperaturas, la brisa parecía haber desaparecido durante largos y eternos días. Muchos aprovechan el mes para pasar unos días y algunos hasta semanas, en tierras ajenas o propias, albergando la esperanza de reencontrarse, pasando más tiempo a quiénes se quiere.  Encontrar la paz y tranquilidad donde alojarse con un alto precio, es el resultado de un año entero de esfuerzo; en ocasiones, hasta un sobreesfuerzo. Aún así, recoger la cosecha, es un verdadero placer.

Sin embargo, otros se quedan disfrutando de la calma de la ciudad arrojada al vacío de los ruidosos caminos transformados en bellos pasajes. Parajes que encubren amaneceres y atardeceres melódicos por los cantos de las golondrinas, anidando entre pared y tejado. Faros de misterio, luz sin la sombra del caminante vagabundo. Por ello, este escrito es para este verano que comienza a tocar a su fin.

 

Tú que escondes aventuras, vistes las tierras de aromas que parecen sueños. Tú, tú que cambias las almas en cada paso, renuevas pieles y sonrisas aburridas del mismo andar. Tus dorados desiertos, dónde cabalgan camellos y rosas de tu eterna belleza, se posan como aves en los altos de los turones; descubriendo el inmenso silencio con el palpitar de los vientos arrezagados. ¡Qué decir de los castillos que embisten historias, en aquellos muros en el que inocentes murieron por defender su territorio, huellas que hoy ayudan a saber un poco más de éste ser tan egoístamente que, cuánto más sabe… más elimina, una huella que conlleva grandes consecuencias. Los jardines en el que celebras el amor a esa libertad conllevada con un gran precio. Adornas el frío en montañas de transparencia, con el azul del océano, una migaja de litros y litros de agua. Con ese calor que desprendes, el gélido despertar de los curiosos.

A pesar de la belleza que desprende éste, nuestro único, planeta, lo condenamos a la muerte. La destrucción de todo cuanto nos rodea, la extinción (todos y cada uno de ellos, inocentes al completo), aún su ferocidad, son seres que saben amar de una forma muy distinta a la nuestra. Nosotros, los seres humanos, conseguimos los objetivos que nos proponemos con el fin de enriquecernos a base del sufrimiento de otros. Provocamos tantos incendios, que destruimos el pulmón de cada ser vivo que deja huella en su mera existencia. No, no nos queda tanto tiempo, desgraciadamente, pocos son los conscientes de la tragedia que hemos creado.

Bienvenidos de nuevo a Vientos de Asia. 

Tirupathamma Rakhi

2019-09-05

Deixa un comentari

El seu email no será publicat.Camps obligatoris marcats *

*

Aquest lloc utilitza Akismet per reduir el correu brossa. Aprendre com la informació del vostre comentari és processada

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Más Info

ACEPTAR
Aviso de cookies

Diari Sant Quirze

↑ Grab this Headline Animator