Inici » a-ultimesnoticies » Fos en negre (1). Cristina Redondo

Fos en negre (1). Cristina Redondo

Fos en negre (1)

D

e petit li agradava imaginar que l’antic edifici modernista on estudiava música, era un castell encantat, al resguard d’uns altres enmig d’un bosc embruixat. Sempre havia tingut una imaginació desbordant. Quan era gran i tornava a passar per aquell parc, somreia en acordar-se de l’edifici com “el castell encantant enmig del bosc embruixat” de la seva infància. Llavors recordava també als seus amics del conservatori i com, tots junts en companyonia infantil, s’escapaven de les classes i es colaven pels passadissos als quals tenien prohibit l’accés. Acostumaven a pujar a uns dels altells, on es guardaven moltes de les pertinences de l’última família que havia habitat en aquella vella casa modernista.

Entre tots aquests atuells d’antiquari, sempre s’acostava a un vell piano. Primer tímid, gastant bromes amb els seus amics, sobre fantasmes i altres esperits que poguessin estar esperant-los en aquelles habitacions abandonades i sinistres. Després, amb més confiança, com el que va a visitar a un vell amic, amb il·lusió i ganes de retrobar-ho. D’amagat, acariciava les tecles del vell piano, que sonaven en la sordidesa de l’habitació com si fos un gemec, un lament per mantenir-ho allà oblidat durant tant temps.

Amb el pas dels dies, havia agafat el costum de pujar a aquella zona de la casa, solitària i fosca. Es feia el descuidat a les classes, es quedava l’últim recollint les seves llibretes i els seus bolígrafs, i després, quan la majoria dels nois s’havien anat, ell pujava tranquil, pels passadissos que ja li eren familiars, i es colava, sense cap mena de titubeig, en aquelles habitacions d’accés restringit per a tots els alumnes. Només volia sentir el so d’aquell piano, que sonava com un breu lament en la penombra.

Aquests van ser els dies en què va decidir aprendre a tocar el piano. No pretenia ser un gran pianista. S’acontentava només a tocar el piano.

Un dia la seva vida va canviar radicalment per culpa d’un greu accident. La foscor i el dolor li van robar la llum i la calma per complet. Encara que a mesura que envellia, la música del piano era l’única cosa que li feia vibrar el cor.

Els seus dits acariciaven les tecles del piano com si fos el cos d’una amant exigent. No importava l’hora del dia. Solament pensava a acostar-se al piano, palpar-ho, tocar-ho, sentir-ho. Interpretar la banda sonora nostàlgica de la seva vida. Les hores passaven lentament quan no estava assegut davant el piano. El piano s’havia convertit en una amant severa que cada dia reclamava la seva atenció d’una manera obsessiva.

Tres. Quatre. Sis de la matinada. No importava. Dotze de la nit. Aquí estava, el piano sempre li esperava.

Va descobrir aquella sensació de calma que li donava el so de les tecles del piano, aquell so que li embolicava i li regalava la llum en aquella constant foscor en la qual se sentia presoner. Només havia de tocar el piano. Com sempre havia volgut des de petit. Aquella era la seva dosi diària de calma interior. Alguna cosa que habitualment feia i que l’ajudava a acceptar aquella foscor infinita de la qual li era impossible desprendre’s.

En Dark s’ho mirava des de la seva posició canina. Atent sempre als gestos del seu amo. Sempre amb el seu collaret marró disposat a fer una passejada nocturna. Nit tancada, i en el cel aquells eterns centelleigs de fosfens en l’obscuritat. Com en altres passejades al costat del Dark, ell fantasiejava amb caminar cap als afores de la ciutat, on recordava que estava el bosc més proper, i sempre seguint al seu gos Dark que ho guiava pacient pel camí. Un bosc amb el qual ell fantasiejava i li evocava el bosc encantat, com aquell parc urbà que recordava de la seva infància.

Va començar a ploure amb una violència sorprenent, el Dark ho va portar cap a un lloc segur, ell seguia al gos, sabia que el seu instint animal els portaria a resguard d’aquella tempesta. Llavors, seguint al Dark va creure’s topar-se amb una casa mig esquerdada i en ruïnes, perduda en la foscor d’aquell immens bosc imaginari.

Una gloriosa entrada entre aquell murmuri incasable de persones, que ho turmentaven amb les seves veus de fons, les seves tos i els seus silencis intermitents. Al principi era constant, després callaven, després tornaven a sentir-se a la llunyania, era com si estiguessin escoltant com els seus passos trencaven el silenci fosc seguint al Dark, i de sobte silenci, i després murmuri, silenci, murmuri…i així successivament.

El Dark va esperar uns moments, mentre ell va trepitjar els primers esglaons que accedien a l’interior, i va tornar a sentir el murmuri d’aquella gent de fons. Li va entrar un nerviosisme fred que li va recórrer el cos i ho feia sentir-se insegur. Els murmuris venien de l’interior. Mogut per la curiositat, va avançar els seus passos i va entrar en un passadís interior. Les veus van callar per complet. Va córrer una gruixuda i pesada cortina, que, al tacte, semblava de vellut. Va sentir uns aplaudiments que van trencar entre el bullir de la tempesta. Després el silenci. El so de la pluja contra els cristalls. I llavors va sentir els seus propis passos trepitjar el sòl de fusta, com qui trepitja el sòl d’un escenari envellit entre el drama i la comèdia. Els seus peus insegurs davant el desconegut, tremolaven ensopegant-se a cada pas. El murmuri s’havia convertit en una presència estranya que ho observava ocult des d’un silenci fosc. I després estava aquesta olor. Aquesta maleïda olor a flors blanques que tant odiava. Una olor de gessamins que ho inundava tot, com si estigués en l’escenari d’un gran teatre que estrena espectacle. Dark observava a l’expectativa rere de la gran cortina de vellut. La pluja queia amb violència, podia sentir el so a través dels vitralls. Els trons se succeïen deixant un rastre de llum al seu pas. De sobte, va escoltar un soroll en la part superior. Llavors, sense cap mena de por, com aquelles altres vegades que havia pujat a les habitacions altes del conservatori, va pujar a investigar en l’escenari superior d’aquell lloc.

Es va trobar davant una única i gran estada, amb un piano negre just enmig de la sala, com sí d’un gran escenari es tractés. Tot, absolutament tot, tènia la pinta d’estar a l’espera de la seva entrada. Com si aquell piano estigués esperant a ser tocat únicament per ell, igual que aquell vell piano de la seva infància, que sempre estava en contínua espera de la seva presència. Va tornar a sentir un grunyit en el sòl de la planta superior. La solitud de la seva foscor es va interrompre amb aquell gemec instantani. En un gest instintiu va alçar estranyat el cap en direcció al sostre, una mica de pols va caure damunt seu, com si algú es mogués just per damunt seu.

Va decidir sortir de nou al passadís, i de sobte, de nou aquell murmuri. Eren veus que no entenia d’on procedien, però allà estaven. Bategant a cada moment. Inoportunes en el silenci. No va saber què fer. Va tornar a passar la cortina, i va tornar a sentir un aplaudiment seguit d’un llarg silenci fosc. (Continuarà…)

Cristina Redondo.

Fundido en negro (1)

D

e pequeño le gustaba imaginar que el antiguo edificio modernista donde estudiaba música, era un castillo encantado, al resguardo de otros en mitad de un bosque embrujado. Siempre había tenido una imaginación desbordante. Cuando era mayor y volvía a pasar por aquel parque, sonreía al acordarse del edificio como “el castillo encantando en mitad del bosque embrujado” de su infancia. Entonces recordaba también a sus amigos del conservatorio y cómo, todos juntos en camaradería infantil, se escapaban de las clases y se colaban por los pasillos a los que tenían prohibido el acceso. Acostumbraban a subir a unos de los altillos, donde se guardaban muchas de las pertinencias de la última familia que había habitado en aquella vieja casa modernista.

Entre todos esos cacharros de anticuario, siempre se acercaba a un viejo piano. Primero tímido, gastando bromas con sus amigos, sobre fantasmas y otros espíritus que pudieran estar esperándolos en aquellas habitaciones abandonadas y siniestras. Luego, con más confianza, como el que va a visitar a un viejo amigo, con ilusión y ganas de reencontrarlo. A hurtadillas, acariciaba las teclas del viejo piano, que sonaban en la sordidez de la habitación como si fuera un quejido, un lamento por mantenerlo allí olvidado durante tanto tiempo.

Con el paso de los días, había cogido la costumbre de subir a aquella zona de la casa, solitaria y oscura. Se hacia el remolón en las clases, se quedaba el último recogiendo sus libretas y sus bolígrafos, y luego, cuando la mayoría de los chicos se habían ido, él subía tranquilo, por los pasillos que ya le eran familiares, y se colaba, sin ningún tipo de titubeo, en aquellas habitaciones de acceso restringido para todos los alumnos. Sólo quería oír el sonido de aquel piano, que sonaba como un breve lamento en la penumbra.

Esos fueron los días en que decidió aprender a tocar el piano. No pretendía ser una gran pianista. Se contentaba sólo con tocar el piano.

Un día su vida cambió radicalmente por culpa de un grave accidente. La oscuridad y el dolor le robaron la luz  y la calma por completo. Aunque a medida que envejecía, la música del piano era lo único que le hacía vibrar el corazón.

Sus dedos acariciaban las teclas del piano como si fuera el cuerpo de una amante exigente. No importaba la hora del día. Solo pensaba en acercarse al piano, palparlo, tocarlo, sentirlo. Interpretar la banda sonora nostálgica de su vida. Las horas pasaban lentamente cuando no estaba sentado ante el piano. El piano se había convertido en una amante severa que cada día reclamaba su atención de una manera obsesiva.

Tres. Cuatro. Seis de la madrugada. No importaba. Doce de la noche. Ahí estaba, el piano siempre le esperaba.

Descubrió aquella sensación de calma que le daba el sonido de las teclas del piano, aquel sonido que le envolvía y le regalaba la luz en aquella constante oscuridad en la que se sentía prisionero. Sólo tenía que tocar el piano. Como siempre había querido desde pequeño. Aquella era su dosis diaria de calma interior. Algo que habitualmente hacía y que le ayudaba a aceptar aquella oscuridad infinita de la que le era imposible desprenderse.

Dark lo miraba desde su posición perruna. Atento siempre a los gestos de su dueño. Siempre con su collar marrón dispuesto a dar un paseo nocturno. Noche cerrada, y en el cielo aquellos eternos destellos de fosfenos en la oscuridad. Como tantos otros paseos junto a Dark, él fantaseaba con caminar hacía las afueras de la ciudad, donde recordaba que estaba el bosque más cercano, y siempre siguiendo a su perro Dark que lo guiaba paciente por el camino.Un bosque con el que él fantaseaba y lo llamaba el bosque encantado, como aquel parque urbano que recordaba de su infancia.

Empezó a llover con una violencia sorprendente, Dark lo llevó hacía un sitio seguro, él seguía al perro, sabía que su instinto animal los llevaría a resguardo de aquella tormenta. Entonces, siguiendo a Dark creyó toparse con una casa medio resquebrajada y en ruinas, perdida en la oscuridad de aquel inmenso bosque que imaginaba.

Una gloriosa entrada entre aquel murmullo incasable de personas, que lo atormentaban con sus voces de fondo, sus toses y sus silencios intermitentes. Al principio era constante, luego se callaban, luego volvían a oírse en la lejanía, era como si estuvieran escuchando como sus pasos rompían el silencio oscuro siguiendo a Dark, y de repente silencio, y luego murmullo, silencio, murmullo…y así sucesivamente.

Dark aguardó unos momentos, mientras él pisó los primeros peldaños que accedían al interior, y volvió a oír el murmullo de aquella gente de fondo. Le entró un nerviosismo frío que le recorrió el cuerpo y lo hacía sentirse inseguro. Los murmullos venían del interior. Movido por la curiosidad, adelanto sus pasos y entró en un pasillo interior. Las voces se callaron por completo. Corrió una gruesa y pesada cortina, que, al tacto, parecía de terciopelo. Oyó unos aplausos que rompieron entre el borbotar de la tormenta. Luego el silencio. El sonido de la lluvia contra los cristales. Y entonces sintió sus propios pasos pisar el suelo de madera, como quién pisa el suelo de un escenario envejecido entre el drama y la comedia. Sus pies inseguros ante lo desconocido, temblaban tropezándose a cada paso. El murmullo se había convertido en una presencia extraña que lo observaba oculto desde un silencio oscuro. Y luego estaba ese olor. Ese maldito olor a flores blancas que tanto odiaba. Un olor a jazmines que lo inundaba todo, como si estuviera en el escenario de una gran teatro que estrena espectáculo. Dark observaba a la expectativa tras la gran cortina de terciopelo. La lluvia caía con violencia, podía sentir el sonido tras los cristales. Los truenos se sucedían dejando un rastro de luz a su paso. De repente, escuchó un ruido en la parte superior. Entonces, sin miedo alguno, como aquellas otras veces que había subido a las habitaciones altas del conservatorio, subió a investigar en el escenario superior de aquel sitio.

Se encontró ante una única y gran estancia, con un piano negro justo en mitad de la sala, como sí de un gran escenario se tratase. Todo, absolutamente todo, tenía la pinta de estar a la espera de su entrada. Como si aquel piano estuviese esperando a ser tocado únicamente por él, igual que aquel viejo piano de su infancia, que siempre estaba en continua espera de su presencia. Volvió a oír un gruñido en el suelo de la planta superior. La soledad de su oscuridad se interrumpió con aquel rechinar instantáneo. En un gesto instintivo alzó extrañado la cabeza hacia el techo, un poco de polvo cayó encima suyo, como si alguien se moviera justo por encima suyo.

Decidió salir de nuevo al pasillo, y de pronto, de nuevo aquel murmullo. Eran voces que no entendía de dónde procedían, pero allí estaban. Latiendo a cada momento. Inoportunas en el silencio. No supo qué hacer. Volvió a pasar la cortina, y volvió a oír un aplauso seguido de un largo silencio oscuro. (Continuará…).

Cristina Redondo

2018-10-24

Deixa un comentari

El seu email no será publicat.Camps obligatoris marcats *

*

Aquest lloc utilitza Akismet per reduir el correu brossa. Aprendre com la informació del vostre comentari és processada

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Más Info

ACEPTAR
Aviso de cookies

Diari Sant Quirze

↑ Grab this Headline Animator